Los problemas renales

shutterstock_76903627

 

La edad de tu gato lo hace un poco más propenso a la enfermedad renal. Si detectás que cambió su ingesta de agua (toma más o menos de lo habitual), orina excesivamente o no la controla, deberás consultar al Médico Veterinario lo antes posible para que le indique un tratamiento a seguir. Por suerte, una visita a tiempo puede evitar inconvenientes para su salud.

 

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Los Comentarios estan cerrados.