Jugar también en la adultez

Tu perro ya no tendrá la misma energía inagotable de los primeros meses pero sigue requiriendo actividad, por lo que los paseos diarios no deben faltar. Mediante esos paseos no sólo se ejercitará sino que también interactuará con otros de su especie, pudiendo desarrollar su máximo potencial, lo que le brinda bienestar. Salvo que las características del lugar permitan que se encuentre suelto, procurá pasearlo con correa para evitar accidentes.

 

shutterstock_129895793

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Los Comentarios estan cerrados.