Hipotiroidismo

El hipotiroidismo se define como la falta de secreción o de acción hormonal de la glándula tiroides, encargada de regular el metabolismo y la función de distintos órganos.

 

Se caracteriza por una disminución generalizada de la actividad metabólica celular y puede ser de tipo congénito o adquirido, siendo este último más frecuente.

Es una enfermedad muy frecuente en caninos y rara vez  diagnosticada en felinos. En relación a las razas, es más común encontrarla en medianas y grandes. Algunas de ellas son Golden retriver, Setter irlandés, Gran danés, Airedale terrier. También el Daschund, Cocker, caniche y Boxer.

Es importante tener en cuenta cuáles son los signos de esta enfermedad para poder tratarla desde sus inicios.
Entre los más frecuentes se encuentran: Letargia, inactividad, aumento de peso, alopecía (pérdida de pelo), pelaje deslucido, infecciones cutáneas recurrentes, intolerancia al frío, piel descamada e hiperpigmentada.

Muchos signos son de origen dermatológico, y dentro de estos, particularmente la alopecia y seborrea aparecen en el 60% de los casos. Inicialmente, las alopecias son localizadas y asimétricas, sobretodo  en dorso y  la cola. Cuando la enfermedad progresa, suelen adoptar el patrón característico de alopecias simétricas y bilaterales, las cuales se localizan en el tronco del cuerpo del animal. El pelo aparece apagado, seco, áspero, quebradizo, existe  un aumento de la  caída y escasa renovación.  La piel se encuentra engrosada y esponjosa, formando pliegues más evidentes en la cabeza y en las extremidades. Como signos reproductivos, son frecuentes los problemas de infertilidad.

Entre los signos neuromusculares se encuentran: debilidad progresiva, rigidez, disminución de la conciencia propioceptiva, consunción y atrofia muscular

 

Diagnóstico:

·Examen clínico: Por la detección en la consulta de los signos y síntomas anteriormente mencionados.

·Análisis de sangre: Es común hallar cuadros de anemias y aumento del colesterol. Se solicitará el dosaje de la hormona tiroidea basal.

·Rayos  X.

·Biopsia de piel.

·Biopsia de tejido tiroideo.

 

El tratamiento se suplementa con  LEVOTIROXINA SÓDICA (T4). La dosis inicial es de 2 veces por día, hasta evidenciar una respuesta. A partir de entonces, se pasa a medicar 1 vez al día.


Se observará una mejoría en la actitud, actividad y apetito de nuestra mascota dentro de una semana. Las alteraciones dermatológicas mejorarán en unas 4-6 semanas. Las alteraciones reproductivas o clínico patológicas pueden requerir de varios meses de tratamiento para poder resolverse.

 

large
Este tipo de tratamientos requieren de un control permanente, ya que  se puede presentar la necesidad de una modificación en la dosificación  de acuerdo a los resultados observados.

Si no hay mejorías luego de 3 meses de tratamiento puede que el diagnóstico sea incorrecto.

Recuerde siempre consultar con un médico veterinario sobre la salud de perro o gato,  ya que dará el seguimiento correcto y las indicaciones necesarias según el caso.

Fuentes: Blacwell’s la consulta veterinaria en 5 minutos (Tilley Smith)

http://www.webveterinaria.com

Imagen: http://weheartit.com/entry/96885120

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , , , , , ,

Los Comentarios estan cerrados.