Síndrome de disfunción cognitiva

 

El síndrome de disfunción cognitiva es una alteración del comportamiento que se puede llegar a manifestar a partir de los 7 a 10 años de edad en nuestros perros. El mismo se debe a un desgaste del sistema nervioso central y los síntomas son similares a la enfermedad de Alzheimer en humanos: alteraciones en el comportamiento social, exploratorio, trastornos del sueño e incontinencias. Las funciones intelectuales afectadas incluyen: memoria, aprendizaje, conocimiento y percepción. El síndrome de disfunción cognitiva  puede manifestarse con trastornos motores, sensoriales o con problemas médicos y por lo tanto incidir en el comportamiento del animal.

La principal causa de este proceso es la disminución del riego sanguíneo en la zona del cerebro. Además, esta causa puede estar potenciada por la acción de los radicales libres, que resultan tóxicos para el sistema nervioso y cuya acumulación acelera el envejecimiento neuronal.

Es muy importante el uso de antioxidantes, que pueden incorporarse a través de algunas dietas balanceadas desde temprana edad.

Reconociendo los signos clínicos

Algunos de los signos del Síndrome de disfunción Cognitiva son la disminución de la actividad, confusión y desorientación espacial, disminución de la interacción con otros miembros de la familia, disminución de respuestas sensitivas, incremento de la irritabilidad, pérdida de los hábitos higiénicos, cuadros de ansiedad y/o angustia, y la alteración del sueño entre otros. Muchos de estos signos comienzan a aparecer gradualmente, siendo tomados como cambios de la personalidad por la edad y no por algo de mayor importancia.

Frecuentemente se concurre a la consulta por alteraciones sensoriales como sordera y/o ceguera.  Muchos de los pacientes, asimismo, cursan con enfermedades articulares y óseas que pueden agravar este cuadro.

 

Diagnóstico:

Ante la aparición de alguno de estos signos en nuestro compañero peludo es necesario acudir a la consulta del veterinario de cabecera de la familia, donde se realizará un examen clínico y solicitara un análisis de sangre completo con el objetivo de descartar otras patologías clínicas (tumores, enfermedades infecciosas, metabólicas, etc.).

También se realizará un cuestionario exhaustivo al dueño del animal para detectar alteraciones de conducta en la vida cotidiana del animal.

Pronóstico y tratamiento

Si bien este síndrome no tiene cura, se puede llegar a enlentecer el curso del mismo y proveer cuidados paliativos al animal y su familia.

Como tratamiento, en la actualidad se utiliza terapia farmacológica. Es aconsejable, además, adaptar el entorno y hacer foco en el manejo y cuidado de la salud de nuestro amigo. Es recomendable la estimulación mental a través de juegos sencillos y el ejercicio físico moderado en los pacientes de edad avanzada. Recomendamos aumentar la frecuencia de salidas para incrementar el ejercicio y evitar problemas de eliminación inadecuada, no castigarlos ni ser violentos ante los cambios de conducta del animal, brindarles un ambiente seguro y confortable y establecer rutinas para que el animal se encuentre contenido.

Prevención:

Para prevenir este síndrome existen algunos consejos que se pueden seguir para mantener la salud de nuestro perro:

Utilizar dietas adecuadas de alta gama, ricas en antioxidantes, adecuadas a su edad (Dieta Senior o para animales gerontes, a partir de los 7años).

– Mantener un nivel de actividad y ejercicio, evitando el sedentarismo.

– Acudir periódicamente a nuestro veterinario de cabecera.

– Mantener un ambiente en casa tranquilo, adecuado a la edad de los animales.

-Ser compresivos y pacientes, brindándoles todo el cariño que se merecen en esta etapa especial de su vida

Fuentes:

http://argos.portalveterinaria.com/noticia/7886/ARTICULOS-ARCHIVO/Problemas-de-comportamiento-en-perros-seniles.html

http://www.clinicaveterinariafuenteelsaz.com/pdf/AnimalesGeriatricos.pdf

http://etologiaenasturias.blogspot.com.ar/p/problemas-frecuentes.html#.UwfwwqI9-i4

Imagen: Erin Taylor Murphy

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , , ,

2 personas ya comentaron en “Síndrome de disfunción cognitiva” Sumá tu comentario

  1. bety conde dice:

    agradezco en mucho este artículo, pues soy propietaria de 3 perritas en edad avanzada y 1 gatita en igual condición. Muchas gracias por sus valiosos consejos que me acaban de ayudar a darles una condición mejor de vida. Por tanto agregaré salidas más frecuentes para las 3. Nuevamente, muchas gracias. Estaré pendiente de otros artículos posteriores al respecto. ¿Podría hacer preguntas después?….gracias.

  2. Graciela Cáceres dice:

    Gracias por la información. De haberlo sabido antes me hubiera ahorrado tanto dolor con mi gatita de 18 años, tuvo esos síntomas y pensé que era sólo por la edad, y el vete tampoco me ayudó demasiado…