Las gatas y la maternidad en la casa.

pregnant

 

Nosotros aconsejamos castrar a nuestras mascotas, sobre todo si las dejamos salir, pero en el caso de que no lo hagamos, tener una gata en casa puede traernos un momento hermoso a nuestra vida. La llegada de gatitos a nuestro hogar puede ser una de las situaciones más enternecedoras y, como amantes de los animales, desafiantes que podamos enfrentar.

Lo primero que notaremos es cambios de humor y apetito en nuestra gata. Estará más arisca de a ratos y luego se nos acercará, y se mostrará más agresiva ante otros animales en la casa. La gestación de la cría en los gatos es de entre 57 y 62 días, pero en las primeras tres semanas no serán muy claros los síntomas de embarazo, y se podrán confundir con síntomas de enfermedad. Recomendamos, como siempre que haya dudas sobre la salud de nuestras mascotas, llamar a un veterinario para hacer una consulta.

Alrededor de la tercera semana, los pezones de la gata cambian de color y comienza a haber una hinchazón en la zona genital, dando claros signos de embarazo. Durante las semanas que dure este estado, debemos cuidarla como nunca, con cariño y dedicación. Su estado de salud debe ser monitoreado por profesionales y ella tratada con delicadeza para no estresarla.

Alrededor de la novena semana podremos ver como la gata comenzará a buscar el lugar en donde se quedará y, muy probablemente, parirá (este momento puede generar ansiedad en el animal). Nuestra tarea como amos es acompañarla y cuidarla. ¿Cómo? Podemos acercarle mantas, haciendo del lugar que elija un lugar cómodo (generalmente será un espacio alejado de la vida de la casa, oculto del movimiento). Es fundamental acercarle agua y alimento suficiente como para que ella lo administre y podemos calmarla con caricias muy suaves. Es importante reconocer a quién quiere la gata cerca y a quien no, y no tratar de cambiar ese deseo.

Con una posición como de cuclillas, la gata empezará su trabajo de parto. Emitirá maullidos que nos pueden incomodar, pero no nos olvidemos que es un momento que cada animal debe transitar. Cuando suceda eso, recomendamos llamar al veterinario para que venga o, al menos, para que nos pueda guiar en qué hacer. Normalmente los gatos no tienen complicaciones con sus partos, pero es definitivamente importante que un veterinario nos asesore en este momento.

Una vez nacidos los gatitos, debemos darles espacios para que disfruten y protegerlos es nuestra principal tarea, pero debemos asegurarnos que todos los animales tengan los cuidados necesarios recomendados por un veterinario.

Y tampoco debemos olvidarnos de disfrutar de un momento que nos llenará de un amor único.

Fuente Imagen: Vintage Aura

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , , , ,

Los Comentarios estan cerrados.