Un sentido extraordinario

Sentido auditivo

Tu perro es capaz de saber cuándo un integrante de la familia está regresando a casa, a pesar de estar a una larga distancia. ¿Cómo lo sabe?

 

En el mundo de los humanos existen sonidos que nosotros realmente no percibimos, sin embargo, los perros sí pueden escucharlos con facilidad.
Cuando un objeto se mueve produce vibraciones en el aire, denominadas ondas sonoras, las cuales viajan a distintas velocidades. Cuantas más vibraciones se produzcan por segundo, más alto será el tono del sonido.

 

Los humanos podemos percibir sonidos que vibran entre 20 y 20.000 veces por segundo, mientras que el perro puede detectar hasta 55.000 vibraciones. La capacidad del oído de los perros les permite percibir sonidos que para nosotros son ultrasónicos.En cuanto a la percepción de sonidos distantes las diferencias entre caninos y humanos también son notables.

 

Las explicaciones al porqué de esta superioridad, nos remitimos a los ancestros del perro: los lobos. Estos predadores dependían de su habilidad para percibir los sonidos ultrasónicos que emiten los roedores, sus presas habituales, para localizarlos.

 

El oído del perro empieza a funcionar entre los diez y los quince días desde su nacimiento, y pasa a ser el segundo sentido más desarrollado después del olfato.

Los perros tienen unos pabellones auriculares muy grandes y una gran capacidad de orientación para detectar la fuente de un sonido.

Pueden detectar un sonido débil a una distancia entre cuatro y cinco veces mayor que un ser humano. Un perro puede levantar una oreja para captar un sonido inicial, después puede usar ambas para captar el máximo número de ondas sonoras. Esta es la razón por la que algunos perros son excelentes guardianes.

 

Algunos perros pueden predecir los terremotos días antes de que se produzcan, pero aún no se sabe con exactitud cómo sucede. Los expertos creen que es debido a la detección de sonidos de alta frecuencia procedentes de la tierra o las vibraciones del suelo.

 

Debido a su gran capacidad auditiva, los perros deben acostumbrarse a ignorar muchos de los sonidos que se producen en el mundo de los humanos para disminuir su estrés.  Algunas veces este proceso de aprender a “no oír” se produce lentamente, sobre todo en perros más nerviosos.  Un ejemplo típico son los ladridos “sin motivo” (para nosotros) o la sensibilización que ocurre ante los truenos y pirotecnia, que suelen provocar gran temor en los animales.

 

¿Tu perro ladra sin motivo aparente?

 

Fuente:
http://www.clubperruno.com
http://www.misteriosarealidad.com
http://www.comportamientoanimal.com

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , ,

Los Comentarios estan cerrados.