¡Juntitos, juntitos!

Ansiedad por separación

La separación de las personas allegadas puede crear cierto grado de angustia en perros y gatos. Y en algunos casos, esta angustia puede llevar a ser excesiva y nuestro amiguito podría sufrir ansiedad por separación.

 

Los perros y los gatos son animales sociales, que sin distinción de raza, sexo u edad, puede desarrollar un sentimiento de angustia cuando percibe una separación de aquellas personas a las cuales están mas apegados.

 

Hasta aquí, parece que el gran vínculo que hemos desarrollado con nuestro perro o gato, es tan maravilloso, que solemos hacer todo en su compañía. ¡Y no hay nada más lindo que estar juntitos!

 

¿Pero qué pasa cuando salimos de casa y se quedan solos por unas horas?

Es muy posible que al volver nos reencontremos y luego de unos mimos, las cosas sigan su curso habitual.

Pero hay casos en que esto no ocurre: nuestro animalito se convirtió en un demonio de tasmania y destruyó todo a su paso; los vecinos se quejan de “ruidos molestos” porque nuestro amiguito estuvo vocalizando desde que salimos hasta que regresamos; y/o parece que toda la casa se convirtió en su baño.

En estos casos, solemos creer que nuestro perro o gato, se está vengando por haberla dejado, pero en realidad, es posible que estemos ante la presencia de comportamientos asociados a la ansiedad por separación.

Los animalitos que la padecen, se angustian excesivamente cuando se separan de las personas por las cuales sienten un apego muy fuerte.

 

Ahora sabemos que ésta es la forma en que puede expresar una parte de su malestar. Porque además de estas manifestaciones, si nuestro animalito sufre de ansiedad por separación, se estarán afectando varios sistemas corporales, como el gastrointestinal con diarreas, inapetencia y malestar; el cardíaco con taquicardia; el respiratorio con taquipnea; entre otros.

De nada servirá castigarlo para tratar de corregir sus malos comportamientos. Si nuestro animalito presenta estos signos, debemos consultar con nuestro Médico Veterinario para obtener un diagnóstico adecuado. Si tenés dudas, revisá los signos ante los cuales debemos acudir a la veterinaria haciendo click acá.

 

Además, debemos cuidar su seguridad, en casos de comportamientos destructivos. Si los vamos a dejar solo, debemos tratar de evitar que tenga acceso a las ventanas de vidrio, a cableados eléctricos, etc.

Es importante educar a nuestro amiguito para que pueda estar solo, entrenarlo para que sea independiente, cambiar el valor de las señas previas a la partida, modificar las rutinas de partida y saludo,  así como ejercitar regularmente a nuestro amiguito.

 

Tu animalito, ¿te sigue hasta al baño?

 

Fuente:

Comportamiento de perros y gatos. De Debra Horwitz y Jacqueline Neilson

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , , , ,

2 personas ya comentaron en “¡Juntitos, juntitos!” Sumá tu comentario

  1. MARTA dice:

    Hola hace un mes recogimos una perra que fue abandonada por sus dueños, para irse de vacaciones.
    La semana pasada, salíamos nosotros de vacaciones pero en casa se quedo una amiga para cuidarla, a ella y al gato, en esos días comenzó a hacer sus necesidades adentro por la mañana.
    Realmente tuvo muchos cambios, ahora tiene una flia que la adora, buen alimento y un instructor como para reeducarla. Debería comentarle al veterinario lo que ocurre?. Gracias.

    • Vitalcan dice:

      Sin dudas, al rescatar a la perrita, cambiaste su vida y ella cambió la de ustedes.
      Como bien observás ha sufrido muchos cambios en su vida y en sus afectos, y al haber sufrido un episodio de abandono es posible que le cuesta superar su temor a que la abandonen nuevamente.
      Esto hace que hasta que se sienta segura con su nueva situación, tenga episodios en los que no actúe como lo debería hacer en circunstancias normales.
      Esto será un proceso que deberá contar con el trabajo de toda la familia y con mucha paciencia.
      Puede suceder que orine o defeque fuera de sus lugares habituales, que tenga algún episodio de agresión por miedo, que tire su comida o agua, o que tenga otros comportamientos no habituales en ella. Y es importante que siempre lleve su collar con medalla de identificación con todos tus datos de contacto.
      Es excelente la decisión de que tome clases con un instructor.
      Respecto de tu pregunta, sería bueno que tu veterinario de cabecera esté al tanto de esto cambios que nos relatás, para detectar posibles signos que generen alertas en cuanto su conducta.
      Saludos cordiales,
      Departamento Técnico de Vitalcan.