Enfermedades transmitidas por garrapatas II

running puppy

Cómo ya te contamos en la primer entrega de “Enfermedades transmitidas por la garrapata”, éstos parásitos externos además de provocar el malestar de nuestro amiguito, también pueden ser vectores de otras enfermedades. Hoy te contamos sobre el Hepatozoon.

 

La hepatozoonosis canina es una enfermedad causada por protozoarios (microorganismo) del género Hepatozoon. Se descubrió por primera vez en India en 1905 y desde entonces se ha difundido por muchos países del mundo y actualmente se encuentra en nuestro país.

 

El parásito puede hallarse frecuentemente en perros asintomáticos, pero entre los signos y síntomas que se observan en los animales infectados con Hepatozoon, puede aparecer:

 

  • secreción ocular y nasal
  • pérdida de peso
  • decaimiento
  • trastornos de movilidad
  • signos gastrointestinales
  • fiebre persistente
  • dolores musculares
  • aumento del tamaño de ganglio linfáticos

 

En animalitos severamente afectados, llega al punto en que los músculos presentan una fuerte inflamación, que como consecuencia, afecta también a los huesos.

 

Para el diagnóstico de ésta enfermedad, el Médico Veterinario realiza análisis de sangre y también puede hacer biopsias en músculo, ganglio e hígado.

 

Lamentablemente, no se ha tenido éxito en la eliminación completa del Hepatozoon con el uso de drogas antiprotozoarias y antimicrobianas, por eso pueden aparecer recaídas. Se completa el tratamiento de manera sintomática, siempre bajo el monitoreo del Médico Veterinario actuante.

 

Considerando esto, toma mayor fuerza la importancia de las medidas de prevención, que radican en el control de garrapatas, especialmente en primavera y verano.

Para aplicar sobre el cuerpo de nuestro amiguito, contamos con distintas opciones: baños, aerosoles, pipetas y collares.

Es importante recordar que si  se encuentran garrapatas en el animal, nunca debemos arrancarlas cuando están vivas porque las piezas bucales con las que succionan la sangre permanecen en el interior de la piel, pudiendo provocar lesiones locales.

Para el ambiente contamos con líquidos y aerosoles. Además es muy aconsejable mantener el césped  corto.

 

Consulte siempre con su Médico Veterinario

 

Fuente:
http://www.veterinariosenweb.com
http://www.veterinaria.org/

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , ,

Los Comentarios estan cerrados.