Enfermedades transmitidas por la garrapata III

Borrelia

Ya sabemos que la garrapata es un parásito que se alimenta de la sangre de nuestro perro y que además de ocasionarle picazón, también puede lesionar su piel y contagiarle algunas enfermedades. Hoy te contamos sobre la Borrelia, otra zoonosis que transmite la garrapata.

 

Esta enfermedad también es conocida como Enfermedad de Lyme, sobre la cual posiblemente hayas escuchado mencionar en series de televisión, sobre todo en “Dr. House”.

 

En Argentina no ha sido diagnosticada, pero se conocen casos distribuidos alrededor de todo el mundo y es importante que nos mantengamos atentos, para proteger a nuestros amiguitos.

 

Las garrapatas pueden ser portadoras de las bacterias Borrellia burgdorferi, que adquieren al picar un animal infectado y luego transmiten al picar a uno sano. La transmisión al hombre, también ocurre al ser picado por una garrapata portadora de las bacterias.

 

Existen tres etapas de la Borrelia o Enfermedad de Lyme:

Temprana y localizada: La infección aún no se ha propagado por todo el cuerpo.

Diseminación temprana: La bacteria ha comenzado a propagarse.

Diseminación tardía: La bacteria se ha diseminado por todo el cuerpo.

 

Signos y síntomas:

La Borrelia es difícil de diagnosticar ya que  sus síntomas son similares a los de otras enfermedades que pueden padecer nuestros perros:

  • Falta de apetito
  • Fiebre
  • Depresión
  • Renguera
  • Dolores en  las articulaciones
  • Pueden llegar a presentarse síntomas gastrointestinales, enfermedad cardíaca, signos neurológicos y renales.

 

En el hombre, la  lesión cutánea característica es un eritema (mancha roja) que aparece entre 3 a 20 días después de la picadura de garrapata.  Puede acompañarse de malestar, fiebre, rigidez de la nuca, dolor muscular o de articulaciones.

 

Para confirmar el diagnóstico, se debe realizar el examen sanguíneo, para confirmar la presencia de anticuerpos.

 

Tratamiento:

Si se diagnostica en las etapas tempranas, la enfermedad se cura con antibióticos, por lo que el pronóstico es favorable. La demora en el comienzo del tratamiento puede generar complicaciones en las articulaciones, el corazón y el sistema nervioso.

Sin embargo, estos síntomas  son tratables y curables.

 

Prevención:

Se aplican los mismos criterios de control de garrapatas ya mencionados en nuestras notas previas, “Enfermedades transmitidas por garrapatas” Parte I y Parte II, pero que mencionamos a continuación:

 

– Aplicar sobre el cuerpo de nuestro amiguito la pipeta u optar por los baños, aerosoles y collares.

– Mantener el césped corto y controlar el ambiente contamos con líquidos y aerosoles garrapaticidas.

 

Consulte siempre con su Médico Veterinario

 

Fuente:

http://www.foyel.com

http://www.nlm.nih.gov

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , , ,

Los Comentarios estan cerrados.