Tu gato puede disfrutar la visita a la veterinaria

l-Little-patchesDesde el momento en que un felino ingresa a nuestra vida, uno de los temas importantes que debemos tener cuenta, es que deberá aprender a realizar paseos, principalmente porque durante su vida, será necesario que visite al Veterinario en varias oportunidades.

 

Tal vez por considerar que los felinos son independientes y autosuficientes, es que dejamos que crezcan y aprendan por su cuenta, sin brindarles un proceso de socialización específico. Pero, para que los gatos tengan una buena vida como compañeros de nuestro hogar, es importante que puedan aprender a disfrutar, o al menos a tolerar, el viaje a la veterinaria, ya sea para realizar un tratamiento o para su cuidado preventivo.

 

La caja de transporte
Nuestro gato debe tener la caja de transporte correcta para su traslado, en la cual se sienta seguro. La mejor opción para lograr este obejetivo, es que la transportadora sea rígida, que tenga puertas al frente y arriba para facilitar su ingreso. Cuando el gato esté dentro, debemos asegurarnos del correcto cierre de la misma, ya que algunos gatos desarrollan la capacidad de poder abrirlos.

 

Conociendo a la caja de transporte
La falta de experiencias puede hacer que tu gato categorice cualquier situación desconocida como amenazante. Por ello cuanto más activo sea su proceso de socialización, menos probable es que sienta temor ante situaciones poco familiares o incomodas de su entorno. Las experiencias nuevas y variadas, harán que tu gato sienta más confianza en sí mismo.
Es por ello que es importante que la caja de transporte no quede guardada o escondida, sinó que sea parte de su entorno, de su área de juego al que tiene acceso diariamente, para que aprenda a estar cómodo a su alrededor.
Mantené la puerta de la caja de transporte abierta, colocá una manta y alguna golosina o juguete en su interior, para tentar a tu gato y que ingrese solo. Cuando notes que se siente cómodo en su interior, colocá un plato con su comida en el interior. Primero deberás buscar que aprenda a alimentarse en su interior, con la puerta abierta y finalmente con la puerta cerrada.
Es importante eliminar la asociación de la caja de transporte, con experiencias negativas. Por ello, el siguiente paso es levantar la caja de transporte, con tu gato en el interior, y trasladarnos de un lugar a otro para que se acostumbre al movimiento.

 

Viajar en la caja transportadora
Ante todo, es importante recordar que nuestro gato siempre debe tener su medalla de identificación puesta, donde figuren nuestros datos ante un eventual extravío. Más importancia toma esto, si además vamos a salir de casa.
Un par de horas antes de la salida, se aconsejable retirarle la comida y el agua, para disminuir las posibilidades de vómitos por estrés o mareo.
Para facilitar el viaje en casos de animales muy miedosos o poco dóciles se recomienda el uso de feromonas que tranquilizan al animal y le dan confianza. Hay feromonas ambientales que pueden ser colocadas en su caja, en el auto en el que llevaremos al animal o bien, aplicarlas sobre en nuestra ropa.
Colocar una colchoneta o toalla doblada en la base de la caja de transporte, le proporcionará comodidad y apoyo seguro para que tu gato no se deslice cuando la caja esté en movimiento.
Una vez que tenemos a nuestro amigo en su caja, listo para emprender su viaje, es conveniente que le hablemos con tono calmo y voz dulce para poder calmar su ansiedad.
Para evitar situaciones peligrosas para vos o tu gato, tené en cuenta que no debemos abrir su caja de transporte por ningún motivo antes de llegar a destino.

 

Y por último…
Si el destino es la veterinaria, debemos mantener al gato en su caja, hasta que el Veterinario mismo lo saque, una vez que estén dentro de la sala de examen.
Durante el viaje o en  la sala de espera de la veterinaria, se puede optar por cubrir la caja de transporte con una toalla rociada con feromonas. Esto evitará que tu gato vea el exterior y se sienta mas calmo y seguro.
Siguiendo estos consejos seguramente nuestros amiguitos felinos, disfrutarán las salidas y podremos asegurar que se mantengan en perfecto estado su salud.

 

¡Contanos tu experiencia!

 

Fuentes:
Departamento Técnico Vitalcan
www.vetstreet.com

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , , ,

3 personas ya comentaron en “Tu gato puede disfrutar la visita a la veterinaria” Sumá tu comentario

  1. beatriz dice:

    Hola yo queria saber tengo un gatito bebe si lo puedo bañar tiene 25 dias

    • Vitalcan dice:

      Estimada Beatriz: Si es necesario bañar al gatito, hay que manejarse con precaución. Si tiene 25 días ya podés llevarlo al Veterinario, quien luego de examinarlo te recetará un antiparasitario o realizará un análisis de materia fecal. Además programará el plan vacunal y seguramente te brindará muchos consejos. Entre ellos el tema del baño, en el cual no debemos utilizar productos de uso humano; para ello hay shampoos específicos para gatitos. No debe entrar agua en sus oídos y se lo debe secar perfectamente. En ningún momento debe pasar frío y no debe ser una situación que genere demasiado estres. No se recomienda bañarlo después de ser vacunado por un tiempo de aproximadamente 15 días. Si tiene pulguitas deberás preguntar al profesional actuante qué producto te aconseja, ya que es muy bebé. En general en esta etapa se usan “talcos”. Normalmente hay que tratar al ambiente y al animal, pero como es tan pequeño no es recomendable el uso de pipetas hasta los 2 meses y medio aproximadamente. Consulta siempre a tu veterinario. ¡Mucha suerte!
      Saludos cordiales,
      Departamento Técnico de Vitalcan

  2. bulnes beatriz dice:

    gracias por vuestra gentileza, trabajé muchos años en medicina veterinaria (el alimento que vendíamos era Vitalcan), pero me parece que hay muchas personas que necesitan y agradecen ésta informacíon.Saludo aUds.con gratitud