Hipertiroidismo

NoseCatDog

Como ya te contamos en nuestra nota “Cuando hay que visitar al Veterinario“, hay signos que fácilmente podemos identificar en nuestros amiguitos de cuatro patas, que nos indican que algo está ocurriendo. Por eso, hoy te contamos sobre el hipertiroidismo en felinos, una enfermedad que podemos detectar tempranamente.

La tiroides es una glándula neuroendocrina, localizada adyacente a la tráquea. Las hormonas tiroideas importantes para regular el metabolismo, intervienen en el desarrollo del sistema nervioso central, la reproducción y otras funciones críticas.

 

¿Qué es el hipertiroidismo?

Es una enfermedad que se caracteriza por un elevado metabolismo global, que se presenta en forma persistente y está causado por el incremento en la circulación de las hormonas tiroideas T3 (Triyodotironina) y T4 (Tiroxina).

En los gatos esta ocasionado por nódulos con híper funcionamiento autónomo de la glándula tiroides. Esto hace que los mismos secreten hormonas T3 y T4 fuera del control de las influencias fisiológicas normales.

Aquellos animales que tienen esta enfermedad ven afectados tanto el sistema músculo esquelético, el cardiovascular, el gastrointestinal, el renal/urológico y el nervioso. También  puede alterarse su comportamiento.

 

¿Mi perro o mi gato pueden sufrir de hipertiroidismo?

Es la patología endócrina más frecuente en gatos, no teniendo prevalencia ni por sexo ni raza, pero sí tiene relación con la edad ya que se manifiesta en general a partir de los 8 años.

En los perros es excepcional y se ha descripto asociado a carcinomas tiroideos.

 

¿Cuáles son los signos típicos del hipertiroidismo?
Los síntomas son insidiosos y progresivos y los signos aparecen cuando la enfermedad ya está declarada.

Los signos a considerar son:

  • Pérdida de peso, aún cuando aumenta el consumo de alimento
  • Vómitos y/o diarrea
  • Aumento en la cantidad de agua que toman diariamente
  • Hiperactividad
  • Dificultad para respirar
  • Agresión, irritabilidad o nerviosismo.
  • Pelaje descuidado, desgreñado.

Como signos de alerta, el Médico Veterinario durante el examen físico, podrá palpar la glándula tiroides, que puede sentirse como un pequeño bulto en la parte delantera del cuello de nuestro felino, una mala condición corporal y la presencia de taquicardia.

 

¿Tiene tratamiento esta enfermedad?

Si se diagnostica hipertiroidismo, su médico veterinario puede tener que realizar pruebas adicionales para evaluar mejor el estado de salud de su gato y predecir mejor qué tratamiento es el más adecuado.

Hay tres maneras de tratar el hipertiroidismo: con medicamento, con yodo radioactivo o con cirugía.

Los medicamentos regulan la producción de la hormona tiroidea, pero no cura la enfermedad. Por lo tanto, la medicación se debe dar de por vida, con el fin de mantener la enfermedad bajo control.

Mediante la intervención quirúrgica se extrae la glándula tiroides. Esta opción puede ofrecer una solución más permanente para controlar el hipertiroidismo.

La terapia con yodo radiactivo consiste en dar a su gato una inyección que destruye el tejido de la tiroides enferma sin dañar a otros órganos.

Tu Médico Veterinario evaluará a tu pequeño amigo y recomendara la opción más adecuada para su tratamiento.

Son probables las recidivas  y se produce en aquellos casos en que, quienes convivimos con el animalito, no seguimos las consignas dadas por los Veterinarios para el tratamiento de la enfermedad.

 

Como siempre, recomendamos la consulta precoz con tu veterinario de cabecera.

 

Fuentes:

La consulta veterinaria en 5 minutos de Smith y Tilley. Cuarta edición.

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , , , ,

Los Comentarios estan cerrados.