Conjuntivitis en perros

Conjuntivitis en perrosNo es raro que una persona tenga conjuntivitis, pero lo que puede parecernos extraño es que esto le suceda a nuestros fieles amigos de cuatro patas. Por eso, te contamos todo lo que necesitas saber para cuidar a tu perro de esta enfermedad.

 

¿Qué es la conjuntivitis?
Es la inflamación de la conjuntiva, membrana mucosa muy vascularizada que reviste el interior de los párpados y que se extiende a la porción anterior del globo ocular.

 

¿Cuáles son sus causas más comunes?
Algunas de las causas de conjuntivitis son las infecciones por bacterias o virus, las úlceras, las alergias, las enfermedades inmunológicas, la presencia de un cuerpo extraño como una basurita, o de polvillo que pueda estar dañando la conjuntiva. También el entropión al igual que el ectropión, que es el proceso inverso al entropión.

 

¿Qué cosas facilitan la aparición de esta enfermedad?
Por lo general, en primavera y verano se diagnostican las conjuntivitis alérgicas, por polen u otras sustancias ambientales. También ayudan a su aparición la sequedad del ambiente, el calor del verano y las partículas en suspensión.

En el caso de las conjuntivitis irritativas, estas se producen, por ejemplo, gracias a la acción del cloro de las piscinas y es muy común que le suceda a perros que van a la playa, por la acción del viento y la arena. Entonces durante el verano, y con más razón si hacemos actividades al aire libre con nuestro perro, debemos tener mucho cuidado con la higiene ocular.

También tiene más posibilidades de padecerla las razas con predisposición a las enfermedades alérgicas o inmunomediadas y las razas de ojos prominentes como el Pekinés, Bóxer o Pug.

 

¿Qué signos básicos presenta?
– Zona enrojecida
– Lágrimas en exceso
– Mucosidad o lagañas en los ojos.

 

¿Tiene tratamiento?
Sí, pero este depende de la causa que provoque la conjuntivitis. Por eso, para llegar a un diagnóstico correcto el Médico Veterinario tiene que realizar pruebas en los ojos del perro.

 

¿Cómo prevenirla?
Es importante debemos mantener una higiene ocular adecuada. Para eso, podemos limpiar los ojos de nuestro perro con una gasa, embebida en solución fisiológica, retirando con delicadeza las secreciones.
También debemos despejar sus ojos del pelo que dificulte la visión, porque puede convertirse en un reservorio de polvo o bacterias.

Podemos evitar que el animal introduzca la cabeza en zonas de matorrales o arbustos, que supongan un peligro al introducirse en sus ojos. Al igual que con los golpes o entrada de objetos extraños en los ojos, porque también pueden provocar pérdida de visión por traumatismos.

No es aconsejable aplicar productos como: colirio, pomada, jabón o agua oxigenada, ni ningún producto que no hayan sido prescritos por el Médico Veterinario.

Tampoco es recomendable que el perro descanse en un lugar expuesto a productos tóxicos, como pinturas, disolventes o gases.

Las revisiones periódicas del perro, sobre todo cuando es mayor de ocho años, son recomendables para detectar cualquier problema ocular.

Y no olvidemos que una alimentación equilibrada también favorece la salud de sus ojos.

 

¡Siempre debemos acudir a nuestro veterinario de confianza! No debemos medicar nosotros mismos a nuestra mascota.

 

Fuentes:
Blackwell´s la consulta veterinaria en 5 minutos  – Larry Tiley y Francis Smith
http://www.consumer.es

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , , , ,

Los Comentarios estan cerrados.