Viajar en auto con nuestro perro

Viajar en auto con nuestro perro
Se acercan las vacaciones de verano y muchos elegimos irnos de viaje en auto con nuestro perro. Pero antes de hacerlo, es necesario que tengamos en cuenta cuáles son las precauciones que debemos tomar.
 
Si es la primera vez que viajamos con nuestra mascota, conviene acostumbrarla unos días antes. No hay que esperar a que llegue el día de la partida para subirla al auto. Debemos comenzar con paseos cortos y descansando de vez en cuando en un lugar donde nuestro amigo peludo pueda disfrutar de una caminata o alguna corrida. Tenemos que lograr que asocie el viaje en coche con un lugar agradable para él. Así cuando lo llamemos para iniciar la marcha lo hará moviendo la cola y con entusiasmo.
 
Tengamos en cuenta que muchos de los trastornos que sufren los animales al andar en auto están asociados con el lugar de destino. Entonces debemos preguntarnos, ¿a dónde llevé últimamente a mi perro en auto? ¿al veterinario, a la peluquería o algún lugar donde especialmente no es de su agrado? Tratemos que el animal asocie su paseo en auto como algo agradable y divertido. También puedemos consultar con nuestro veterinario cuál es la forma más recomendable para su traslado.
 
Antes de iniciar el viaje, tenemos que llevarlo de paseo para que camine y prever varias paradas para que el animal haga sus necesidades, tome líquido y realice ejercicio. Además, es conveniente darle poco agua y no alimentarlo. Y no debemos olvidar una buena ventilación de aire, abriendo un poco las ventanillas.
 
Tips a tener en cuenta:
– No hay que dejarlo suelto dentro del vehículo: puede distraer al conductor y, en caso de accidente, puede lastimarse o provocar daños al resto de los pasajeros. Entonces hay que utilizar un arnés o un canil. Tenemos que consultar con su veterinario cuál es el método más apropiado para nuestro perro de acuerdo a su tamaño.
– Descansar cada dos horas: es recomendable hacer paradas periódicas para que el perro tome agua y descanse.
– Evitar que se asuste: algunos perros se asustan en el viaje y otros se descomponen, por la falta de costumbre. Para estos casos suele ser útil cubrir el canil, para evitar que mire hacia el exterior y viaje más tranquilo.
– Cuidarlo del calor: si realizamos alguna parada y dejamos el auto al sol, es importante que bajemos al perro. Las altas temperaturas que se generan en el vehículo pueden darle un golpe de calor. Dejar las ventanillas un poco abiertas puede ser una buena alternativa, si el vehículo se encuentra apartado del sol y no es un día de calor sofocante.
 
En general, planificamos nuestras vacaciones durante el verano porque los más chicos no van a al colegio. Durante estos meses la temperatura se eleva pudiendo llegar a los 40 grados en algunos lugares. Por eso, es muy importante prevenir que nuestro perro sufra un desequilibrio térmico protegiéndolo del sol y dándole suficiente líquido para que se encuentre bien hidratado.
 
Si nuestro perro está por sufrir un golpe de calor, estos son los primeros síntomas que aparecerán: estará agitado con una respiración rápida, la boca y el hocico seco, las mucosas enrojecidas o grisáceas, aumentará su frecuencia cardiaca y, si logra moverse, tendrá movimientos lentos y atontados. Frente a este cuadro, tenemos que actuar rápidamente llevándolo a un lugar fresco y dejando que beba agua fresca. Tenemos que disminuir su temperatura, entonces podemos mojarle la cabeza y la zona de las orejas con agua no demasiado fría y el resto del cuerpo. Una vez estabilizado hay que trasladarlo al veterinario para que nos indique su estado de salud y tratamiento.
 
¡Ante cualquier inquietud, no dejés de ponerte en contacto con tu veterinario de confianza!
 
Fuente: Departamento Técnico Vitalcan

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , , ,

Los Comentarios estan cerrados.