Enfermedades alérgicas de la piel II

perroalergia
En la segunda parte de la nota sobre las enfermedades alérgicas frecuentes en las mascotas, te vamos a terminar de contar todo sobre estas afecciones que pueden sufrir tu perro.
 
¿Cuáles son los cuadros alérgicos que puede atravesar nuestra mascota?
· Atopía: Los alérgenos se hallan en el medio ambiente y generalmente ingresan al organismo por vía respiratoria y percutánea. Muchos de estos alérgenos están presentes en niveles basales en el ambiente, pero ante un cambio de temperatura y/o humedad pueden aumentar su concentración (ácaros, hongos, etc). Las razas con mayor predisposición son: Pastor Alemán, Caniche Toy, Labrador Retriever, Boxer, Dálmata, Cocker, Shar Pei, entre otros.
· Dermatitis alérgica por pulgas: El alérgeno se halla en la saliva de las pulgas y no es necesario que nuestro perro esté altamente parasitado para que se desarrolle una alergia. Es muy frecuente que coexistan en el animal una atopía y una dermatitis alérgica a las pulgas, que potencia los signos.
· Dermatitis alérgica por contacto: El alérgeno toma contacto directo con la piel.
· Hipersensibilidad bacteriana: Reacción a antígenos bacterianos sobre todo a Staphylococcus.
· Urticaria y angioedema: Producidas generalmente por las picaduras de insectos.
 
¿Cómo podemos tratar las alergias?
Dado que no existe la cura definitiva de pacientes con alergia, hay diversos tratamientos para controlarla.
Para esto, lo fundamental es disminuir el prurito y elevar el umbral prurítico. Estas son las medidas que se pueden poner en práctica para eso:
· Control de pulgas, tanto en el animal como en el ambiente.
· Baños semanales el shampoo prescripto por el Veterinario.
· Controlar las piodermias con antibióticos prescriptos también por el profesional a cargo.
· Evaluar y controlar pabellones auriculares, espacios interdigitales, etc.
· Higiene adecuada del ambiente.
 
Como terapia sintomática se utilizan distintos tipos de medicamentos, como corticoides, antihistamínicos, antibióticos, etc. La elección de los mismos, su dosis, y la duración del tratamiento será determinada por el Veterinario, teniendo en cuenta el tipo de alergia y el estado del paciente.
 
Una mención especial merece la utilización de ácidos grasos esenciales, como el omega 6 y omega 3, que poseen una importante función antipruriginosa y antiinflamatoria. Los mismos deben ser incorporados a través de la dieta, porque el organismo no los puede sintetizar.
 
Actualmente los alimentos balanceados de buena calidad aportan omega 6 y 3, sin embargo, es importante remarcar la fuente de los mismos. Una fuente excelente de omega 3 se encuentra en los aceites de pescado.
 
El tratamiento de los pacientes alérgicos suele ser prolongado, tedioso y a veces frustrante, pero siendo constantes y metódicos, la enfermedad se puede controlar satisfactoriamente.
 
¡Ante cualquier inquietud, no dudes en consultar con tu veterinario de confianza!
 
Fuente: “Dermatología canina para la práctica clínica diaria” Fernando Fogel y Pablo Manzuc.

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , ,

2 personas ya comentaron en “Enfermedades alérgicas de la piel II” Sumá tu comentario

  1. rumi dice:

    es muy important tds los comentarios, nos ayuda a estar en alerta. los amo a mis perrunios

  2. rumi dice:

    los cuido y estoy atenta, ls amo a mis perrunios