Tommasino, una ricura de gato

Tommasino, una ricura de gato
La vida de el gato Tommasino comenzó como un drama y, por suerte, terminó convirtiéndose en una hermosa historia de amor. Este gato negro, que caminaba por las calles de Milán buscando comida y calor, recibió no solo eso, sino un hogar lleno de muchísimo amor.
 
En uno de sus paseos este gatito se encontró con María Assunta, una señora italiana. Ambos sintieron amor a primera vista y nunca más se separaron. Ella llegó a los 94 junto a su fiel amigo de bigotes largos que fue su gran compañía y a quien le dedicó sus últimos días de cuidados y fidelidad. Por lo avanzado de su edad, María no podía ocuparse de él como cuando se conocieron y encontró en Stefanía, su enfermera, la ayuda necesaria para cuidar de ella y de Tommasino.
 
Antes de dejar este mundo María tomó todos los recaudos necesarios para que los cuidados de su fiel amigo continúen luego de que ella muera. Y como no tenía familiares directos, de puño y letra firmó su testamento, en el que designaba al gatito como al único heredero de sus propiedades en Milán y Turín, y parte de las tierras de Calabria. Así fue que Tommasino se hizo acreedor a 10.000.000 de euros.
 
Actualmente, están buscando una organización de protección de los animales que se pueda hacer cargo de Tommasino, tal como lo pedía María en su testamento, porque en Italia no está permitido designar como heredero a un animal. Ella pidió que se entregue al gatito y a su dinero a quien se ocupe del bienestar del animal. Mientras tanto es Stefanía quien cuida de Tomassino.
 
Tommasino tiene ahora mucho lugar para correr y divertirse pero sin el amor de María nada significa para él.
 
Fuente:
Il Messaggero
Imagen:
telecinco.es

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , ,

2 personas ya comentaron en “Tommasino, una ricura de gato” Sumá tu comentario

  1. maravillosa historia que bello gatito ojala encuentre quien lo cuide con amor

  2. rosa dice:

    muy linda historia con mucho amor