¿Tu perro se persigue la cola?

¿Tu perro se persigue la cola?
Ver a un perro persiguiéndose la cola, puede resultar simpático y hasta gracioso, pero debemos tomar conciencia de que este comportamiento puede ser más que un simple juego y ser señal de aburrimiento o de problemas de salud. Por eso, en esta nota, te vamos a contar todo lo que necesitas saber al respecto.
 
¿Qué es la caza de la cola?
Es un comportamiento en el que un animal gira sobre sí mismo para tratar de agarrar su propia cola. Algunos animales realmente la alcanzan y se lastiman mientras que otros solo siguen la secuencia de la caza. La caza de la cola con giros es un signo clínico no específico que puede tener distintas causas.
 
Por lo general el dueño dice que su mascota se persigue la cola o da vueltas sobre sí mismo durante un tiempo que excede cualquier patrón normal. Este tipo de comportamiento puede darse en momentos de estrés, frustración o conflicto.
 
Hay razas que presentan mayor prevalencia en la caza de la cola como el Bull Terrier Inglés, Staffordshire Bull Terrier, Pastor Alemán, Boyero Australiano.
 
Factores de riesgo:
·Predisposición genética
·Situaciones de estrés, conflicto o frustración
·Cambios importantes en la casa
·Situaciones de fobias
·Ansiedad por separación
·Castigos
·Trauma o enfermedad (afecciones dermatológicas, cuadros epilépticos, dolor muscular o esquelético entre otros)
 
La causa más común en estos casos son los cuadros convulsivos. Por eso, es muy importante llevar a la mascota a su veterinario para que lo controle y le realice los análisis correspondientes.
 
¿Se puede tratar? ¿Cómo?
Claro, el tratamiento conductual se basa en la asunción de que el comportamiento es un desorden convulsivo y, por lo tanto, se relaciona probablemente con un conflicto, con frustraciones y estrés en el ambiente donde se mueve la mascota, por eso es importante la pronta consulta con el veterinario.
 
Algunos consejos son:
Es necesario reducir el estrés creando un entorno predecible para el animal.
No castigar el comportamiento no deseado.
Es importante distraerlo. Enseñarle al perro una tarea incompatible con la caza de la cola, como por ejemplo sentarse, jugar con un juguete, etc.
Según la causa que provoque dicha alteración en la conducta, el tratamiento puede ir acompañado de un medicamento, indicado por un profesional.
 
¿Cómo se puede prevenir?
Debemos brindarle a nuestro gran amigo estimulación mental y física adecuada (ejercicio, juegos e interacción social). Y no “festejar” al animal por cazarse la cola, aunque se considere divertido o gracioso las primeras veces.
 
También los cuidados preventivos, como los tratamientos antiparasitarios, reducen la probabilidad de que ocurran condiciones incitantes.
 
Y siempre, ante cualquier duda, consultá con tu veterinario de confianza.

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , ,

Los Comentarios estan cerrados.