Boxer, una raza con muchas cualidades


Cien años de historia han sido suficientes para que el Boxer haya alcanzado las cotas más altas de la cinofilia mundial. Al crear esta raza, el hombre buscó dotarla de las cualidades necesarias tanto físicas como psíquicas para la defensa. Adoptada oficialmente como raza propia en Alemania, sus óptimas aptitudes le aportaron rápidamente una gran aceptación en otros países, especialmente en aquellos que tienen largas fronteras.
 
La difusión del Boxer ha sido una de las más impresionantes dentro de la historia cinologica oficial. Aunque su aparición se remonta a la mitad del siglo XIX, la cría de la misma no se realizó hasta finales del siglo.
 
De temperamento vivaz e impulsivo, gran resistencia física y muy robusta, fue utilizado ya desde tiempos remotos para la caza. Posteriormente este tipo de perros se ha utilizado para el pastoreo, normalmente bovino. Actualmente, algunas ganaderías de toros bravos españoles se sirven del Boxer para misiones de conducción y guía de las reses.
 
Aspecto general:
El Boxer es un perro sólido, de talla mediana con una osamenta robusta, pelo corto y liso. Su musculatura es seca, muy desarrollada y modelada de forma muy acusada. Sus movimientos son vivos, con mucha fuerza y elegancia.
 
Carácter:
A este aspecto se le debe dar mucha importancia y requiere la máxima atención. Es bien conocido el afecto y la fidelidad del bóxer hacia su amo, sus cualidades como vigilante y su valor como defensor y guardián. En el ambiente familiar es inofensivo con los extraños. Posee temperamento alegre y amistoso en el juego, pero es muy firme cuando realiza su trabajo de guardián. Su docilidad, energía y valor, su atractivo natural y sus grandes dotes olfativas lo convierten en un perro de fácil adiestramiento. Sus mínimas exigencias hacen que el Boxer resulte agradable y apreciado como perro familiar, de guarda, defensa y utilidad.
 
Posee un carácter franco y no es en absoluto falso ni traicionero, incluso en edad avanzada.
 
La forma de su corto hocico proporciona al Boxer, cuando se lo observa por primera vez, un aspecto huraño e irascible. Nada más lejos de la realidad; muy pronto se advierte su dulce mirada y su ánimo amistoso. Tanto es así, que ha llegado a ser proverbial su buen entendimiento con los niños, de los que se convierte desde el primer momento en un compañero ideal de juegos y en el más fiel amigo.
 
El Boxer está dotado de un carácter tan equilibrado que es difícil encontrar otra raza que lo iguale. Aúna un equilibrio perfecto entre el valor, la agresividad y la docilidad, a la vez que combina un porte imponentemente duro, una psicología deportiva y un aspecto atlético.
 
El Boxer precisa mucho cariño de los que conviven con él y no se resigna a soportar la indiferencia cuando el inexorable paso del tiempo debilita su cuerpo y merma sus facultades.
 
Él, por su parte, siempre se hace querer con facilidad y pronto llega a ser insustituible, como ocurre con la mayoría de los animales de compañía.
 
Cuidados y mantenimiento:
El Boxer posee un pelo corto que facilita la tarea de su cuidado e higiene. Es muy importante cepillarlo a menudo, incluso es recomendable hacerlo a diario, utilizando un cepillo de raíces. Si el ejemplar en cuestión, va a concurrir a alguna exposición canina, es aconsejable rociarlo antes con un spray especial para abrillantar el manto y seguidamente pasar una gamuza. Puede ocurrir que en ocasiones el pelo presente apariencia mate, desaparezca el brillo y tenga un aspecto enfermizo. Para resolver este problema no debemos dudar en acudir a un veterinario que mediante la toma de una muestra determinará el tratamiento a seguir.

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , ,

Los Comentarios estan cerrados.