Tortugas, manos frías, pero corazón caliente


La intención de la nota presentada sobre las tortugas terrestres fue la concientización de preservar el correcto cuidado de aquellas tortugas que están en cautiverio, contar sobre costumbres, reproducción y alimentación de esta especie que está en protegida.
 
Colaboremos todos en preservar cualquier tipo de especie en extinción para preservar el futuro de la naturaleza.
 
La Secretaría de Ambiente y Desarrollo sustentable de la Nación, nos brindó la siguiente información:
 
Según la Ley 24421 y Decreto 666/97 se brinda protección de flora y fauna silvestre, a través de la Dirección de Fauna Silvestre
 
Esta ley considera fauna silvestre a:
 
1) aquellos animales que viven libres e independientes del hombre en ambientes naturales o artificiales;
 
2) aquellos animales bravíos o salvajes que viven bajo control del hombre, en cautiverio o semicautiverio;
 
3) los originalmente domésticos que, por cualquier circunstancia, vuelven a la vida salvaje convirtiéndose en cimarrones.
 
Respecto a las tortugas puntualmente, ellos coordinan un plan de adopción para los interesados, en la cual el adoptante asume la responsabilidad de su guarda, quedando a disposición de los responsables de dicho plan, para recibir visitas de control.
 
Si una persona tiene un animal silvestre y quiere devolverlo a su habitat, no debe hacerlo sin comunicarse antes con la Dirección de Fauna Silvestre, para informar qué animal es, y recibir información al respecto. Esto se debe a que la especie puede ser depredadora de otra que se está protegiendo, se debe controlar su estado sanitario, previamente debe estar en cuarentena, etc.
 
A continuación, compartimos información sobre las tortugas.
 
La temperatura:
 
A diferencia de los perros y los gatos, las tortugas son reptiles, y como tales, son poiquilotermas, o sea, son lo que comúnmente llamamos animales de sangre fría. Por eso no pueden por sí solas mantener la temperatura de su cuerpo, lo que las hace depender enteramente de la temperatura del medio en el que estén.
 
El caparazón:
 
Es uno de los rasgos más distintivos de las tortugas, y cumple la función de protegerlas de los depredadores. Además tienen un plastrón que la protege por la parte de abajo.
 
Es fácil distinguir los sexos cuando son adultas, ya que el macho tiene el plastrón (la parte de abajo) francamente cóncavo, con el fin de facilitar el acoplamiento a la hembra a la hora de la reproducción, mientas que la hembra lo tiene completamente plano.
 
La alimentación:
 
Además de agua fresca, una tortuga necesita recibir sobre todo verduras, como lechuga, tomates y zanahorias, y también aceptará flores, plantas, hojas, maíz y arroz. Otra opción son las frutas, en especial maduras y dulces. Por ejemplo: uvas, frutillas, bananas, cerezas, manzanas y peras.
 
La reproducción:
 
Hacia finales de invierno, manteniéndose durante casi toda la primavera, el macho, tras aproximarse a la hembra, inicia el cortejo con un intenso golpeteo al caparazón de ésta.
 
Para ello, lanza bruscamente la parte anterior de su caparazón repetidamente contra el de la hembra. Normalmente, los golpes del macho obligan a la hembra a desplazarse y comienza a caminar, produciéndose entonces una persecución, en la que el macho anda detrás. Cuando la hembra se para, el macho se sitúa diligentemente en la parte posterior y comienza a trepar con sus patas anteriores sobre el caparazón de la hembra, hasta situarse en posición casi vertical, perpendicular a ella, introduciendo entonces su cola bajo la de la hembra, efectuando a continuación la cópula. Para poner los huevos, la hembra excava un agujero.
 
La falta de un suelo blando para excavar el nido puede ocasionar la retención de los huevos, y constituir un riesgo serio para la tortuga.
 
Tras dos meses y algunos días empiezan a emerger las tortuguitas. La duración de la incubación es variable, siendo en general más corta a mayor temperatura. Para romper la cáscara del huevo las crías disponen de una protuberancia dura y afilada sobre la nariz, llamada diamante, que les cae a las pocas horas de nacer. El proceso de salir del huevo puede durar entre 24 y 48 horas. Los primeros días de vida, las tortuguitas deben alojarse sobre una superficie limpia. El primer año conviene mantenerlas en un terrario y evitar que hibernen.
 
La hembra puede almacenar el esperma del macho en su interior, y usarlo para fertilizar los huevos que va poniendo, hasta tres años después. Este curioso fenómeno se conoce con el nombre de Amphigonia retardata.
 
La hibernación:
 
La hibernación es una función biológica en la cual, el cuerpo de las tortugas cae en un estado de letargo tal que dejan de moverse, de alimentarse, de cazar y en general sus funciones vitales están muy disminuidas. Los animales buscan un refugio que les permita estar a salvo de los depredadores y permanecen así varios meses. Este período, es uno de los más delicados en la vida de las tortugas, y en él se deben de tomar los cuidados necesarios para evitar algo grave. Al parecer este período les sirve a los animales para recargar energías y prepararse para la época cálida que es cuando se lleva a cabo la reproducción.
 
¿Cómo ayudarla? Un poco antes de que se lleve a cabo la hibernación notarás un estado de actividad excesiva, así como un apetito voraz, ya que la tortuga se prepara almacenando reservas en su cuerpo. Ayudala preparándole un lugar reservado, podes armarle rincones confortables con cajas, diarios y objetos que permitan la respiración de la tortuga.
 
Una vez que terminó la hibernación es recomendable que un veterinario compruebe la salud de tu tortuga, además de ofrecerle un suplemento de calcio y fósforo para fortalecerla.
 
La mayoría de las personas piensan que estos animales, como están acostumbrados a lugares de mucho calor, no necesitan grandes cuidados. Pero no es así, si se decide tener una tortuga como mascota, deberá ser cuidada y formar parte de las tareas diarias. Su salud y bienestar dependerá de nosotros.
 
Más información en
Dirección de Fauna Silvestre
(54) (11) 4348-8531/8534/8550
dfs@ambiente.gob.ar
www.ambiente.gov.ar/?idseccion=3

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , ,

4 personas ya comentaron en “Tortugas, manos frías, pero corazón caliente” Sumá tu comentario

  1. Natalia dice:

    Gente, las tortugas terrestres son una especie en peligro de extinción!!! Qué les pasa??? Está prohibida su venta, y se han incautado como contrabando muchas cantidades de estos animalitos que arrancan de su hábitat natural cuando mide apenas 3/5 cm.

    Me extraña que gente como Uds. que debería estar más informada, publique esta nota favoreciendo la tenencia de tortugas, me da verguenza lo poco profesionales que resultan, induciendo a la gente a adquirir un animalito que DEBE continuar en su mundo salvaje, y que además está protegido por las leyes de nuestro país.
    Una pena realmente, espero que no solo levanten la nota, sino que se hagan cargo de su error y publiquen una disculpa y aclaren cómo es la situación real.

    • Vitalcan dice:

      ¡Hola Natalia! Atendiendo a los comentarios y sugerencias recibidas, nos hemos comunicado con Secretaría de Ambiente y Desarrollo sustentable de la Nación, a fin de ampliar y rectificar la información de la nota, así además de ofrecer información sobre la especie, incluir datos sobre su protección. Muchas gracias por tu aporte. ¡Saludos!

  2. Muy interesante la información sobre las totus!!! yo tengo una hace muchos años y hace poco encontré otra en una zanja y la traje son casi del mismo tamaño pensé que se iban a hacer amigas (la mía es macho) y la otra tambien… tuve que subdividir el jardín porque donde se veían se atacaban como dinosaurios. La mía solo come pepino probé con de todo pero solo pepino la nueva es voraz come el doble y de todo. Yo no sé que tan salvaje son… a Pepe le encanta que le haga mimitos en el cuello y le gusta dormir en invierno despatarrado adelante de la estufita, y malvón (la que encontré) cuando tiene hambre se viene a orillas del jardín y mira fijo para adentro y cabecea un ratito! yo las recuido y las quiero muchísimo las llevo al vete una vez al año, lamento sean del mismo sexo me hubiera gustado que formaran una familia. Saludos!!

  3. cristina silvestre dice:

    Hola, Yo soy amiga de la naturaleza y de los animales, antes tenía tortugas, siempre las encontré en la calle, porque ellas se escapan y siempre caminan (dicen que hacia el norte), pero los niños me las sacaron para verlas y se escaparon, me gustaria volver a tener, pero no deben ser tomadas de su hàbitat, sino si hay alguien que quiera darlas por no poder tenerlas o algo así. Vivo en 25 de Mayo Provincia de Buenos Aires, pero podría llegar a buscarla. Saludos!