Amor litoraleño


En la provincia de Entre Ríos, vive una solidaria joven, Melina, quien le salvó la vida a Chuchu. Enteráte de cómo fue, en esta nota.
 
¿Cómo llegó a tu hogar?
Llegó a mi hogar luego de que fuera envenenada por un mal vecino del barrio. Ella primero era de todos los que la queríamos y alimentábamos porque llegó siendo cachorrita, hasta ese horrible momento en que la vi frente a mi casa muriéndose y salí desesperada a buscar un veterinario que cuando llegó cumplió con su honorable labor y le salvó la vida, pero me dijo que ella necesitaba un lugar donde poder recuperarse y desde aquel día con mis padres, decidimos adoptarla con mucho amor, hoy es mi familia.
 
¿Cómo se te ocurrió ponerle ese nombre?
El nombre es porque en aquel momento estaba muy de moda el Chuchuá de Piñón Fijo y cuando ella jugaba conmigo se arrastraba poniendo una manito delante de la otra y yo le cantaba esa canción y más se enloquecía y desde allí le puse Chuchu, porque prestaba mucha atención cuando le decía así, me gustó porque sonaba original, ¿o no?
 
¿Cuál fue su mayor travesura?
Romper un par de zapatos que yo amaba.
 
¿Cuál es su mejor anécdota juntos?
Son tantas… Pero que me acuerde en 10 años… Hace no muchos años aprendió a subir al auto, le encanta pasear, entonces la llevamos al campo y como nunca había ido, estaba eufórica y no tuvo mejor idea que meterse en el corral de las vacas lleno de barro. Tuvimos que bañarla de tan sucia que quedó porque hubiese sido imposible con ese olor, traerla dentro del auto.
 
¿Te gustaron estas historias? ¿Cuál fue tu preferida?

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , ,

Un comentario en “Amor litoraleño” Sumá tu comentario

  1. Silvia Isolabella.- dice:

    Me conmoviò la historia de Chuchù, no solo por el amor que demostrò la chica q la rescatò y adoptò, sino tambièn porque Chuchù, me hizo acordar, por su fisonomìa, a mi Perrita KABUKI.-