Enfermedades parasitarias (Parte I)


La ciencia orientada al estudio de los animales de compañía, avanza día a día con el objetivo de mejorar la calidad de vida de nuestras mascotas. Los beneficios también son para los dueños ya que es importante conocer cuáles son las enfermedades que pueden afectarlos y cuáles son los tratamientos posibles.
 
En esta nota les acercamos información acerca de las enfermedades parasitarias que afectan a los gatos, como se contagia y como se expanden, sobre todo, entre aquellos felinos sin hogar.
 
Para entender mejor de qué se trata y cómo los afecta, definiremos qué es un parasito y desarrollaremos los síntomas y tratamientos recomendados para algunos de los endoparásitos felinos.
 
Los parásitos son seres vivos que viven temporal, periódica o permanentemente a expensas de otro (el huésped), que puede no resultar afectado o puede sufrir consecuencias variables. También pueden clasificarse en endoparásitos, que son los que viven en el interior del organismo huésped y los ectoparásitos, que se fijan a la piel del huésped.
 
A continuación mencionaremos los endoparásitos más frecuentes que afectan a los felinos:
 
Nematodes -ascaris-
 
Existen dos géneros del orden ascaridia (familia ascarididae causantes de enfermedades): el Toxacara cati y Toxascaris leonina.
 
Las enfermedades que producen, afectan básicamente, a los cachorros, y en algunos casos, pueden transmitirse a las personas.
 
El contagio de los cachorros ocurre de tres maneras distintas:
 
Por la ingestión de huevos larvados;
Por la ingestión de huésped;
Por la ingestión de larvas, a través del calostro -que es el alimento más importante de los mamíferos a penas nacen-.
 
Es importante tener en cuenta que no se contagian adentro del útero de la madre.
 
Los signos que se manifiestan con la presencia de estos pasitos son: aspecto toneliforme (abdomen abalonado), retardo en el crecimiento, pueden tener diarrea y vómitos. Decaimiento, anorexia y pelo hirsuto.
 
Diagnóstico: esta enfermedad es mediante el examen coproparasitológico. El tratamiento antiparasitario se realiza según el criterio del veterinario, con la dosificación de alguna de las siguientes drogas: tetramisol, albendazol, fenbendazol, oxfendazol.
 
Cestodes -taenias-
 
Esta enfermedad afecta a los perros y a los gatos, mediante el parásito Dipylidium Caninum. Se transmite a través de huéspedes intermediarios, principalmente la pulga, aunque se conocen casos donde los piojos han sido transmisores.
 
Las formas adultas del parásito, viven en el intestino delgado y suelen medir 25 cm de largo, aunque puede haber casos que van de los 40 a los 50 cm. Cuanto más largo es el parasito, menor cantidad habrá.
 
La enfermedad puede no presentar síntomas. En algunos casos, pueden sentir malestares digestivos acompañados de dolor, diarrea y pérdida de peso. El signo más claro es la irritación anal y perianal por lamido excesivo.
 
Dado que los gatos diseminan los parásitos a través de sus heces, llama la atención del propietario la eliminación de segmentos blancos o crema parecidos a los granos de arroz.
 
Diagnóstico: se realiza a través del análisis de la materia fecal. Y el tratamiento indicado por el médico veterinario es con antihelmínticos.
 
En la próxima nota desarrollaremos los parásitos clasificados como Protozoos.
 
Te recordamos que es fundamental, ante la menor irregularidad que notes en el comportamiento de tu mascota, consultes a tu veterinario de confianza.
 
¡No te pierdas la segunda parte de la nota sobre enfermedades parasitarias!

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , , , ,

Un comentario en “Enfermedades parasitarias (Parte I)” Sumá tu comentario

  1. ines moreno dice:

    gracias por estas informaciones tan importante para los que somos mascoteros me sirve mucho para cuidar mejor a mis mascotas tengo una perrita operada y tengo un gato que solo le falta hablar,