Perros guías: una historia de solidaridad


La relación de los humanos con los perros data de más de cien mil años. Siempre han estado cerca de nosotros, acompañándonos. Pero, según las investigaciones, la relación de los canes con las personas ciegas no empezó sino hasta el siglo 1 A.C.
 
A principios del siglo XIX, el vienés Leopold Chimiani escribió un libro con la historia de un señor que durante su adolescencia había quedado ciego y logró adiestrar a sus tres perros para que le sirvieran de guías. Así se forjó una importante relación que ayudaría a cientos y cientos de no videntes en todo el mundo.
 
El momento en el que el adiestramiento de perros guías cobró mayor relevancia, fue luego de la Primera Guerra Mundial, debido a la gran cantidad de soldados que perdieron la visión en combate.
 
La primera escuela de adiestramiento de perros guías se abrió en 1916, en Oldenburg, Alemania. Durante los primeros años se trabajó de manera experimental, pero con excelentes resultados. La raza predilecta por los adiestradores, por su destreza y su carácter, fue el Ovejero Alemán.
 
Una década más tarde, en 1927, Dorothy Eutis, quien trabajaba en Suiza como adiestradora, se enteró de la existencia de la escuela alemana y decidió abrir una igual, en su país de residencia.
 
Hoy en día, esta experiencia de solidaridad se replica a través de escuelas en muchas partes del mundo, Holanda, Bélgica, España, Estados Unidos, Australia, Alemania, Francia, entre otros países.
 
En nuestro país, durante 2011 fue entregada la primera credencial a una persona ciega para que pueda utilizar a su perro como lazarillo, en la localidad de San Isidro, provincia de Buenos Aires. Jack, éste solidario labrador fue entrenado en Estados Unidos durante tres semanas para que pueda acompañar a su dueño en su vida cotidiana. Esta certificación, le permite a Jack acompañar a su dueño, y estar con él en lugares públicos como privados, incluido su trabajo, facilitando enormemente su vida.
 
Fuentes:
www.voraus.com
www.igdf.org.uk
www.zonanortedigital.com

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: ,

4 personas ya comentaron en “Perros guías: una historia de solidaridad” Sumá tu comentario

  1. ya exprese….muy buena nota y la direccioné para los q no les gustan los perros y lo ven como una complicacación que no tengan q necesitar de ellos alguna vez no solo como mascotas….cariños

  2. Néstor Pérez dice:

    Dios a puesto los perros para compañía de los hombres ante la indiferencia de algunas personas

  3. tete fajre dice:

    hermosa nota.

  4. Monica dice:

    Hermosa nota, para destacar.