Chow Chow, un perro de peluche…


Siempre que vemos un Chow chow nos dan muchas ganas de abrazarlos y darles muchos mimos, pero si bien tienen la apariencia de un peluche, esta raza no suele ser una de las más demostrativas ni tampoco las más cariñosas. Son perros más bien reservados y algo desconfiados de los extraños. Estas características sumadas a su inteligencia, los convierte en excelentes protectores del hogar.

Colores: blanco, crema, canela, rojizo, azulado o negro.

Pelo: tiene una capa entre mediana y larga. Algunos poseen capa lisa y otros más áspera.

Particularidad: además de su aspecto de león, esta raza tiene la lengua azulada.

Tamaño: pesa entre 20-32 kg., y mide entre 45-56 cm.

Carácter: es muy independiente y reservado. Mantiene una distancia prudente con los extraños, pero es muy protector. En algunos casos pueden ser poco sociables y es por ello que hay que socializarlos de cachorros con otros perros y con los niños.

Salud: puede presentar problemas en los párpados, displacia de cadera o de codo, además de torsión gástrica.

Historia: por su aspecto es muy fácil compararlo con un león, pero algunos aseguran que desciende del lobo. Originario de China, antiguamente era una raza que se usaba como alimento y, dadas las características de su capa, su piel se usaba para confeccionar abrigos. También en algunos casos los usaban como perros de caza. En ese entonces, aún no se lo conocía por este nombre. El mismo lo adquirió cuando la raza llego al Reino Unido, a fines del siglo XVIII, y allí cobró mucha relevancia debido al particular interés que la Reina Victoria tenía por estos perros.

Fuentes:
* Coile, Caroline. Manual de razas caninas. Editorial Paidotribo. Badalona, 2009.
* Fogle, Bruce. Perros. Editorial El Ateneo. Buenos Aires, 2010.
* www.elchowchow.com

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , ,

Los Comentarios estan cerrados.