Arte de perros (y gatos): Desayuno en Tiffany´s


Luego del clásico que les presentamos la semana pasada, 101 Dálmatas, hoy les acercamos una película tan conocida como romántica, Desayuno con Diamantes.
 
Esta debe ser una de las películas más memorables de los años sesentas. La protagonista de este maravilloso film es Audrey Hepburn, que se pasea por las calles de Manhattan con vestidos de alta costura, va de fiesta en fiesta y se enamora, poco a poco, de un vecino del edificio en el que vive. Estos personajes comparten sus soledades, sueños y miedos y descubren, juntos, una ciudad maravillosa.
 
Pero hay un personaje fundamental en esta película, que va a ayudar a Holly Golightly –el personaje interpretado por Hepburn- a bajar a la tierra, a tomar perspectiva de la vida. Este importante rol es interpretado por Orangey, un precioso tabby naranja.
 
En esta adaptación de la novela de Truman Capote, la protagonista no le pone nombre a su mascota en toda la película, lo abandona, incluso. Pero, luego, cuando se da cuenta del amor que siente por Paul –el co-protagonista de esta entrañable historia-, recupera al gatito en el medio de una lluvia torrencial, en un callejón neoyorkino, logrando uno de los mejores finales de las comedias románticas del siglo XX.
 
Gracias al papel interpretado en Desayuno con Diamantes, Orangey, ha ganado mérito propio. Fue el único gato en ganar dos veces el premio Patsy –equivalente a los premios Oscar para animales- como la estrella de cine más importante del año.
 
Fuentes:
http://www.imbd.com
http://www.reelclassics.com

Si te interesó este artículo, también te van a gustar estos

Etiquetas: , , , , ,

Los Comentarios estan cerrados.